viernes, enero 20, 2006

Por qué la gente falla en alcanzar sus metas

Cualquier época es tan buena como otra para hacer un recuento de las metas, de los logros y de las cosas por hacer, creo eso ya lo dije antes. Ponerse metas es importante, por una razón simple, para buscar los medios para llegar a donde queremos llegar.
Fin de año me gusta para poner en orden mis metas porque, me da chance de poder relajarme en el trabajo, de disponer de un poco de soledad para poner las cosas en perspectiva. Además el fin de año me da un buen marco temporal para las metas, que bien podría hacerlo en mi cumpleaños, pero en está época el espiritu de los propósitos está en el aire. Hay que aprovechar cualquier empujoncito.

Las llamo metas u objetivos por ponerles un nombre, digamos que son nuestros sueños, nuestros deseos, nuestro "yo algún día quisiera..."

Metas, objetivos, propósitos, todos van encaminados hacia algo, buscamos ir hacia algún lugar, llegar a alguna parte, lograr algo.

Para empezar, en mis lecturas de fin año, encontré este interesante artículo, What Should I Do With My Life? por Po Bronson. Está en inglés. Lo recomiendo, si lo piden lo suficiente -en los comentarios o a mi correo- lo puedo traducir al español. Les dejo un par de líneas para meditar:

"Of course, addressing the question, What should I do with my life? isn't just a productivity issue: It's a moral imperative. (...) Asking The Question is nothing short of an act of courage: It requires a level of commitment and clarity that is almost foreign to our working lives."

Por su puesto, responder la pregunta ¿Qué debo hacer con mi vida? No es solo una cuestión de productividad: es un imperativo moral. (...) Hacernos la pregunta, no es menos que un acto de valentía: require un nivel de compromiso y claridad que es casí ajeno a nuestra vidas laborales.

"MONEY Doesn't Fund Dreams
Shouldn't I make money first -- to fund my dream? The notion that there's an order to your working life is an almost classic assumption: Pay your dues, and then tend to your dream. I expected to find numerous examples of the truth of this path. But I didn't find any.(...) making money is such hard work that it changes you."

El dinero no financia los sueños
¿Primero debo hacer dinero y luego financiar mis sueños? La noción de que hay un orden para llevar tu vida es casi un supuesto clásico: Paga tus deudas, después dedicate a tu sueño. Esperaba encontrar numerosos ejemplos de la verdad de seguir esta ruta. Pero no encontré ninguno. (...) Hacer dinero es una cosa tan dura, que te cambia.


"SMARTS Can't Answer The Question
What am I good at? is the wrong starting point. People who attempt to deduce an answer usually end up mistaking intensity for passion. To the heart, they are vastly different. Intensity comes across as a pale busyness, while passion is meaningful and fulfilling. A simple test: Is your choice something that will stimulate you for a year or something that you can be passionate about for 10 years?"

Solo con ser listo, no puedes responder la pregunta
¿Para que soy bueno? Es el punto de partida equivocado. La gente que intenta deducir una respuesta usualmente termina confundiendo intensidad por pasión. Para el corazón son dos cosas tremendamente diferentes. La intensidad se nos atraviesa como un negocio apagado, si brillo, mientras que la pasión está llena de significado y satisfacción. Una prueba sencilla: ¿elegirías algo que te va a motivar por un año o algo que te va a apasionar por 10?


Luego, para entender por qué muchas veces fallamos en nuestras metas, tal como lo comenta JJ en su "Propósitos de año nuevo", hay un artículo cortito e interesante sobre el tema, que explica porque y en qué los Americanos del norte, y muchos del Centro y de Sur, fallamos en alcanzar nuestras metas: "Important New Study Reveals Where Americans Fail at Setting, Achieving New Year's Goals. The Reasons Might Surprise You."

Comentando el artículo:

La mayoría de gente falla por falta de una visión realista: Querer cosas muy vagas, cosas fuera de nuestro alcance. Por eso es importante meditar sobre las metas.
Soñar está bien, pero hay que bajar los sueños al suelo. Querer es poder, pero no necesariamente hacer.
Por ejemplo, una de mis metas del año pasado, querer ser un "mejor fotógrafo". Pero ¿qué es ser un mejor fotógrafo?, ¿Es ser mejor que alguien? ¿o es tomar más fotografías? Es una meta muy vaga, pero que si me puedo plantear una serie de pasos que puede ayudarme a ser mejores fotografo, como, tomar cursos de fotografía y leer más libros sobre el tema.
La gente falla, porque no sabe lo que en realidad quiere, porque muchos de sus sueños o metas están en conflicto con su corazón o su conciencia, y a veces solo quieren lo que otros quieren.

Les dejo un resumen del artículo, la traducción es bastante libre, es mía y mis comentarios van entre paréntesis

1. Visión. Para hacer tus sueños realidad primero identifícalos y enfócate en lo específico, en metas tangibles para lograr lo que quieres. Por ejemplo, no hay una forma de que puedas planificar -no digamos lograr- "una vida mejor". Pero se pueden estipular una serie de condiciones que pueden definir una vida mejor. Cada uno de esos ítems puede transformarse en metas especificas a las que se puede aspirar e inmediatamente trabajar por lograrlas.
2. Mantener al menos un objetivo o meta por cada área de interés y rol importante en tu vida. (Por ejemplo, ser un buen padre, hijo, amigo, trabajador, jugador, etc. Para mantener un balance en todos los aspectos de nuestras vidas.)
3. Fijar tus metas de acuerdo a tu misión de vida, a tu propósito o pasión. (O sea, desear lo que deberás quiere nuestro corazón y valora nuestra conciencia, de lo contrario, pronto perderemos el interés en ellas.)
4. Plantear metas lo suficientemente altas que enciendan tu espíritu y te inspiren a emprender acciones. (OGEAS, me dijeron hace un tiempo: Objetivos Grandes, Espeluznantes y Audaces. No solo cosas que sean fáciles de alcanzar, pero tampoco imposibles.)
5. Escribir nuestras metas bien específicas y con detalles mesurables. Incluyendo fechas. (Es una sencilla planificación para lograr los objetivos que nos proponemos. Lo mensurable es importante, las fechas son importantes.)
6. Absoluta e incondicionalmente compenetrado en alcanzar cada una de tus metas. (...) Asegúrate de que cada uno de nuestros goles vale la pena el tiempo y el esfuerzo necesarios para alcanzarlos. (Es más cuestión de perseverancia, querer es poder, pero no necesariamente "hacer".)
7. Compartir nuestras metas con otros. (Tener un "alero", no es lo mismo fallarnos a nosotros, en lo privado, que comprometernos con alguien más para lograr algo y recibir su apoyo, trabajar en equipo.)
8. Fijar una serie de metas compatibles, diarias, semanales y a largo plazo, que incluyan fechas de inicio y conclusión. Un conjunto de metas que se complementan es mucho más productivo que un mismo número de metas puestas al azar. (Es como ir dando pasos coordinados en pos de una meta y no ir dando "palos de ciego").
9. Tomarse 10 minutos cada día para imaginarse que estupendo será cuando nuestras metas se realicen. Es imposible mantener la lucha por algo por lo que dejamos de sentir aprecio. (Esto también es importante porque las metas pueden cambiar, en el camino podemos descubrir que no era eso lo que en realidad queríamos.)
10. Realizar una acción hacia la realización de al menos una meta cada día. Una meta u objetivo, es algo más allá de donde estás. Si quieres llegar a tu meta, debes tomar los pasos que se requieren para llegar allí. Las metas no "suceden".


Personalmente no sigo todas los puntos de la lista al pie de la letra, pero he aprendido a seguirlos en alguna medida.

En un post siguiente, seguiré con el tema de las metas.

1 comentario:

edu78 dijo...

necesario para dar una vision clara hacia donde uno puede llegar.