sábado, diciembre 30, 2006

Feliz Año Nuevo

Otro año que se pasó volando. Aprendí mucho, viaje, baje de peso, subí de peso, tome muchas fotos, publique pocas fotos, escribí menos que otros años, pero estoy más contento, aunque no necesariamente más satisfecho.
Tengo muchas cosas por hacer y espero lograr muchas el próximo año
Descubrí otra vez que uno vuelve a las mismas cosas año tras año, pero que se puede cambiar la perspectiva, el enfoque. Hay cosas que te llaman y no puedes dejar de hacerlas. Como escribir.

Lo principal que descubrí este año, es algo muy sencillo, que ya sabía, pero se me presentó en las palabras de otros:
La felicidad no es la excitación o la alegría constante, es más bien la tranquilidad, la paz interior, la constancia.

No hay que afanarse mucho buscando lo que ya tengo.
¿Que voy a hacer en año nuevo? Pasarla con mi familia, pasarla bien. Y luchar para que mis gentes aprendan a ser felices.

A ustedes, que tengan un Feliz Año Nuevo.

Feliz Año Nuevo

7 comentarios:

ylek dijo...

felicísimo año nuevo, amigo !!!
:-*

ps) de parte de una que, este año, ha escrito muy mucho menos que usted ;-)

arte-sano dijo...

Un fuerte abrazo, que bueno que nos vimos, saludos a la familia.
te llamaremos luego con mami.
te quiero hermano.

etnobofin dijo...

Haha, happy new year!

zaxl dijo...

@ylek, gracias por pasar. Lo tuyo se entiende, ahora tenés trabajo extra :D

@Alejo, un abrazo!

@etnobofin, great to see you around! Happy new year!

etnobofin dijo...

Hola zaxl, the link to that skiing video is http://www.youtube.com/watch?v=XGhEU07BUWI if you need it...
peace

Anaïs dijo...

Me ha gustado mucho la frase sobre la felicidad y la paz interior, creo que es muy importante.

Nos leemos!

Eloy Peña Rico dijo...

¡¡¡FELIZ 2010...TURURÚ!!!.

Acababan de tomar las uvas (yo no las he tomado casi nunca porque no me gustan) serían las doce y 10 minutos (A.M) cuando se fundieron los plomos de la casa por un corto; empezamos a buscar velas, mecheros, la luz de los teléfonos móviles... unos por aquí otros por allá, hasta encontrar la avería a eso de las 2 (A.M). Era un cable exterior del chalet del novio de mi mujer, que por la lluvia hacía corto.

Eramos entre familia y amigos unos 40 o más, con niños, esos niños que me recordaban al Rey Herodes...unos corrían, otros gritaban eran como una plaga. Los padres, SON COSA DE NIÑOS Y NO LES HACIAN NI PUTO CASO!!!; uno me tiró un libro a la cabeza, otro se sentó encima de mí y me meó y jajaja y jejeje y yo acordándome de la madre que los parió, del aborto y de los curas.

Los últimos años en vez de reunirnos en Noche Buena nos reunimos en noche vieja en casa de alguno... este año, se había empeñado mi mujer que fuese en casa de su nuevo novio (en paro y drogata). Tenía un chalet de puta madre, un garaje con cuatro buenos coches y 2 motos... mi mujer me contó en su día, que estaba separado y tenía 4 hijos, también, había trabajado en el Ayuntamiento de Torrevieja como mano derecha del Concejal de Obras.

Este año habían decidido por unanimidad ver las campanadas en el canal de la Belén Esteban... por criticar unas y otras por curiosidad. Igual que hizo una gran mayoría en el discurso de Navidad del Rey en el País Vasco... y es que este país de países no lo arregla ni dios. De ello, que vamos a esperar de sus políticos y administración en general...por no hablar de sus pobladores que hay que dar de comer a parte.

Transcurría la puta noche y observaba, que el tímido era un gamberro y el abstemio un borracho, los niños no se agotaban nunca y yo, hablaba con gente que conocía menos que los acompañantes en un vagón del Metro. ¡¡¡CANTAR POR CANTAR, BAILAR POR BAILAR Y REIR POR REIR AUNQUE LOS CHISTES FUESES PARA TARADOS MENTALES!!!!. Pero era una noche especial y al mismo tiempo absurda llena de humo, vomitonas y de la que nadie se quería apartar.

A las ocho (A.M) y los niños en sus camas/jaula ya dormiditos... un gracioso dijo y repitió ¡¡¡TODOS A TOMAR CHOCOLATE CON CHURRROS AL BAR LA CAMPANA EN EL METRO...!!!! a lo que contesté, "iros todos a tomar por culo que yo me voy a mi casa".

Eloy Peña Rico, denunciante oficial del Ayuntamiento de Madrid.